Lamadre ya no quiere ser como Beckham


Me gustaba el fútbol. Y mucho, oiga. Puede ser que en ello influyera a raudales que soy la menor de tres hermanas y cuando mi padre vio la poca opción que quedaba para la llegada del hijo varón, me apañó un par de lazos blancos en las coletas y me dijo, “anda y tira pal Bernabéu”. Todo cuanto ven tus ojos un día será tuyo, hija – exclamó entre otras jacarandas y chistes típicos, con aquel gorro de ruso espantoso que se me ponía para los partidos invernales. Pero yo me lo creí. Y me lo creí tanto que mientras mis amigas leían a LosCinco en la casa de la tortuga, yo me metí entre pecho y espalda las biografías completas de Di Stéfano y otros semidioses, no fuera a ser que un día me llamaran para gobernar y no me hallara yo dispuesta.

Pasaron los años y Laniña que fui creció jubilosa viéndole un testículo a Butragueño, sufriendo con los últimos goles de Malta y con el señor al que Juanito pisó la cabeza; sospechando que Michel sentía algo verdadero por Valderrama y que Hugo Sánchez se había criado en un circo; llorando con los robos de Tenerife más que con los partos y vociferando hasta la afonía la llegada de Laséptima, Laoctava, Lanovena…¡Tol día en Cibeles, ay, qué gustico!

Sólo fui ferviente creyente, ojo, cero practicante, que todo hay que decirlo.  Aunque competí con cierta dignidad en más de una Liga Fantástica, aquello de enfundarme espinilleras, mancharme de barro y briznas de hierba y escupir gargajos sobre el césped por boca y/o nariz siempre me pareció de lo más tosco y rural. Obvio que me apeteciera infinitamente más tirar de palillo, mahous y unas bravas sobre la barra de cualquier bar, entre provechitos disimulados e improperios al árbitro.   

Celebrando Laoctava me hice un esguince, no pensaba yo decirlo pero ya que me preguntan. Tantas veces elevé mi cuerpontero y lo dejé caer entre oé y oé, mostrando ingenio, capacidad para el desmarque y doble visión de juego que en una de esas me olvidé de aterrizar sobre ambos tobillos y perdí la verticalidad al borde de la barra. La confluencia de astros quiso que dos días después hubiera de empezar un nuevo trabajo en una nueva agencia, viéndome por tanto obligada, oh cielos, a llamar al futuro y por siempre Jefe para explicarle el motivo de mi convalecencia y de mi escayola, ambas dos cosas. Afortunadamente me entendió y creo que desde ese día le caí mucho mejor. Entre hombres nos entendemos. 

Y ya que sacamos las agujas de hacer punto y nos entregamos por entero al mundo confidencias, también diré que durante años escuché cada noche Elarguero con religiosa perseverancia y un cuco transistor bajo la almohada. Nunca se lo dije a nadie por miedo al qué dirán, déjate, que de malignas está el mundo lleno y ya circulaban ciertos rumores por la facultad sobre que antes me llamaba Ramón y calzaba un cuarenta y tres. 

De igual modo abochornado reconoceré que fue a un futbolista a quien pedí el primer y único autógrafo que he solicitado en mi vida. Fue a Michel, en un restaurante. Me sonrió y me desmayé. No recuerdo más. Igual de emocionada asistí al nacimiento de Raúl aquella jornada en Larromareda y hasta el día de hoy siento orgullo de madre al ver en lo que se ha convertido y en la cantidad de hijos que tiene, Lavirgen.

Pero algo en mí ha cambiado, para qué negarlo. Ya no me subyuga como antes ver a veintidós tipos churretosos corriendo como becerros, ahora todos allí, ahora todos pal otro lao, como si el campo se balanceara cual barco pirata y no les permitiera a los angelicos decidirse entre la dicotomía de una u otra portería; ahora me quejo porque manolito me ha tirado al suelo, ahora se me cruza un cable y te doy un cabezazo en el estómago, ahora me sale una nueva tableta en el abdominal derecho y ya parezco Hulk. Nontiendo, qué quieren que les diga. 

Cuando yo aparqué mi afición, el futbol era otra cosa, más humano, no sé, más de andar por casa, algo más paternalista y menos sofisticado. Había un único árbitro, vestido de negro hurraca, que imponía respetito, no como ahora que hay diecisiete y salen todos al campo cual horda de manifestantes con pinganillo tipo Madonna para cuchichear a sus anchas. Así no, hombre, no. 

Es posible que la culpa de esta mi desidia la tengan los nuevos horarios que se han marcado las televisiones, amas y señoras del cotarro futbolero amén de otras muchas cosas. Empezar la fiesta cuando el sol se pone, el primetime llega y una ya está ahíta de correr tras sus propios miniseres, laverdad, no me parece de recibo. Pero como tampoco es cuestión de echar balones fuera, también deberé admitir que mis prioridades han cambiado y que puestos a estar hora y tres cuartos viendo jugar a la pelota, prefiero hacerlo con Lasniñas, en el parque, jugando a lanzársela lejos, lejos para que corran a por ella, se cansen y duerman morrocotudamente hasta el nuevo sol. Dios sea loado.

Anuncios

31 comentarios

Archivado bajo Familia, Fútbol, Humor, Mujer, Ser madre

31 Respuestas a “Lamadre ya no quiere ser como Beckham

  1. De una anti-futbolera a una ex-futbolera te diré que el fútbol es como el chapapote y que lo inunda todo, te guste o no… y te lo ponen en la tele al mediodía, por la tarde, por la noche, en HD, en diferido, en V.O subtitulado, en abierto, en cerrado, por cable, por la radio, en los podcasts, en la prensa de papel, en los diarios digitales, en los foros de coche, en los de porno, en las páginas de descargas, en las tertulias de tu cafetería, en el ascensor y en el taxi, en la guardería, mientras te abren a corazón abierto e incluso en el propio funeral.
    Ah, gran post, por cierto.

    • jajajajaja noto cierto ofuscamento? Ya, que ayer hubo partido. Pero que no es tan malo, muhé, de verdad… En qué otro escenario ibas a poder descargar adrenalina gritando e insultando sin base alguna. Ya, en Tele5, tienes razón, pero es que eso es muchiiiiisimo peor…

    • eLsANtO

      Cito a albarporhablar:
      “Hay más días de “Sálvames, DECs y anarrosas” que de fútbol. Así va este santo país.” Amén a eso.
      Gran post, en eso sí estamos de acuerdo.

  2. jajajaaja, grande madre futbolera, grande!
    Podrías hacer como tu padre e inculcarle el futbol a alguna de tuniñas, vale que el futbol no es lo que era…pero ahora los futbolistas también están mas buenos, ¡y eso hay que valorarlo también! jajajaja

  3. Juana

    Si ya decía yo que me caias estupendamente. Es que los colores unen mucho.
    Núnca he sido una gran aficionada, mientras no pretenda nadie tocar las narices y como practicante lo mas que he hecho es bulto, (mis vecinos de infancia y juventud eran en su mayoria chicos y me ponian de portera, de vez en cuando, para que me callara y no molestara mucho).
    La cosa cambió con un conyuge colchonero intentando convencer Almayor de las ventajas de la orilla del Manzanares, mihermano (gran forofo) le hizo un “drivling” y le regalo Alniño un trajecito, todo blanco. Y Elniño se nos convirtió. jejeje
    Escucho cada noche, mientras preparo la cena, Radio Gaceta de los deportes. No siempre presto mucha atención pero, me hacen mucha compañia en la soledad de la cocina.

    • Lasniñas tienen sendos uniformicos blancos que me costaron un riñón y sólo se lo pongo para disfrazarlas en casa. Con la edad van prefiriendo los trajes de princesas, normal…

  4. Loulou y Cía

    ¡genial!
    para que no te sientas tan sóla, yo también tuve mi época en la que escuchaba (en secreto) El Larguero (tu afición es sentimiento… y tiene mucho alimento… olé el talento y la madre que parió al artista de la cancioncita), en la estantería tengo todavía el libro El Silencio de noséqué y el casete que venía a juego…

    Un beso
    http://loulouycia.wordpress.com

    • Jajajaja Los Silencios de El Larguero… Me parto! Di que tú eres el mejor, hincha tú eres el mejor…ejcuchando el transistor. Rá Rá Rá… Qué lobotomía, madrecita…

  5. Sandra

    Sí, una se creía que en los blogs de madres se podría escapar…

    • Jajajajaja cómo lo siento… entono el meaculpa y pido perdón por contaminar tan rosáco y bienoliente ambiente. La próxima vez haré un post sobre las grietas del pezón, prometido, pa compensar :)

  6. Ay no por Dios!!!! Odio el fútbol, pero yo soy una gran afortunada…… a mi marido tampoco le gusta!!!!!!! Así que en mi casa no sé a qué horas son los partidos de fútbol, ni los vemos jamás, no sé cómo va la liga (bueno algo así porque en las noticias también te atosigan), y no se os ocurra preguntan quién entrena o juega dónde porque no tenemos ni idea, la frase favorita de mi marido ante algún ferviente seguidor del fútbol en un partido medio importante para ellos es “¿hoy quién juega El España????”.
    Ahora podemos empezar a tener algún problema, Alsegundo parece que le gusta el fútbol, de portero (aunque ya hubo que quitarlo de extraescolares porque el joío no se movía del centro del campo y decía que no se la pasaba nadie ;O), pero es que a uno de Lostrillis parece que le gusta aún más….., y ese empieza a preocuparme……. habrá que ir redireccionando al balonmano, rugby o similar.

    • Con esa cantidad ingente de hijos, alguno te saldrá futbolero fijo, pura estadística amigamía. Ve buscando espinilleras y botas con tacos que te quedan dos telediarios para gritar desde la grada hasta la afonía.

  7. albarporhablar

    Por alusiones:
    1. Hay más días de “Sálvames, DECs y anarrosas” que de fútbol. Así va este santo país.
    2. Yo era más de Supergarcía, pero aún así acabas de entrar en mi Círculo de Confianza.
    3. A Miseñora le pasa igual. Antes era carne de tercer anfiteatro, y anoche se quedó cual sobao pasiego frente al televisoor, a mi vera, y sólo se despertó para ver el tercer gol y decir “me voy a la cama” (a dormir).
    4. Aunque los hombres seamos muy duros, no lloremos y desayunemos huesos de aceituna, he de reconocer que me he emocionado.

    • 1. Sálvame, caca.
      2. Supergarcía para mi gusto, también, pero a usté le respeto y le comprendo por esta larga amistad que nos une.
      3. Suseñora, una santa y un primor.
      4. Jamás he emocionado a un hombre que comiese huesos de aceituna. Debe ser usté ideal para compartir un aperitivo. Emocionarle me llena de orgullo y satisfacción. Bien por mí… Ahora hágame caso y cuídese ese esófago…

  8. mesescucha

    Vamos a ver, la nuestra era una familia feliz, de esas que salen en la tele, todos eramos del Madrid, comodiosmandaquecoño, todas las semanas se veia el partido delmejorequipodelmundoquecoño, y listos, de los demas ya se ivan enterando losesposos por la radio, por los amigos y en los cienesycienes de programas futboleros que veian a cachos y a ratosperdios, pero un dia uno de losesposos decidio ir a pastar a pastos mas verdes, y mi hermanalachica, transformo a unamigodetolavida en esposonumero2, el muchacho es una maravilla, que no digo yo que no,pero ainssss, el pobre es del queascodeBarsamadre, en fin, que el amor es ciego y no ve los colores, desde entonces los fines de semana son una sucesion de partidos, “que si primero el Madrid de 8 a 10 y luego el Barcelona de 10 a12″,” que hoy vemos el del Madrid y pasao el del Barcelona “y asi todo, vamos que las cenitas en la pizze sanacabao, las meriendas en el campo, nada, ” que a las 8 empieza el partido”, y si no los pueden ver juntos, se pasan el partido mensajitova, mensajitoviene, que parecen novios, y luego los niños, que Misobrinoelchico, se pone a gritar ! FUERA DE JUEGO ¡ desde los previos y ya no para hasta el minuto 90, ese es del queascodeBarsa, el pobre, y Lamiagrande, que es un crack del futbol, ” aunque los de mi clase no me pasan, ellos se lopierden, porque soy la defensa estrella”, y claro, es del Mejorequipodelmundoquecoño, se pone amorir, y hala ya se ha montaoelpollo,” castigaosypalsalon, que aqui no hay Dios que se entere de na”. En fin, que ya sajodio lo de la familia feliz, aunque a mi hermana se la ve de lo mas contenta, ….sacrificiomadre.

  9. JCB

    ¿Y de esos cambios en los gustos y las prioridades quién será el responsable? ¿Las hormonas, la madre naturaleza, el paso del tiempo, la monotonía…? el caso en que lo que antes te apasionaba ahora te aburre, bueno será siempre que hubiera algo, algos y/o alguien y alguienes que te sigan removiendo por dentro.

    No soy madre yo y el fútbol también ha dejado de interesarme, ¿qué será lo que ahora me interese y quién es el que lo decide? Pues quiero ser yo quien lo haga, ¿mi subconsciente también es yo?, tengo mis dudas. Rebelémonos ante tanto condicionamiento, ¿Existe aún la posibilidad de ser fiel a uno mismo, de plantarle cara a la mismísima madre naturaleza? Claro que sería mas fácil, con tu madridismo, si siguiera jugando el Butragueño de los mejores tiempos o Hugo Sanchez, quien cenó el otro día en La Favorita…

    Tienes todas las trazas de ser un tío en el cuerpo de una mujer, y resultas tan salada, ¿será por eso?

    • Supongo que a eso se le llama creer. Necesario en extremo si uno no quiere quedarse retaco de cuerpo y mente. Libremonos de los acondicionamientos….y también de los estereotipos. A una mujer le puede gustar el fútbol y a un hombre ir de compras. Hay más colores que rosa y azul…!

      • JCB

        Me refiero a ser críticos con cualquiera de las “corrientes” que nos arrastran; las convencionales, las morales, físicas, psicológicas, hormonales, políticas, estéticas… es el rollo este que me va a mi (eso creo, no vaya yo a ser víctima de alguna otra corriente) de buscarse, identificarse, quererse y ser quien se sea contra viento y marea. Pero claro, yo no soy madre y eso imprime mucho carácter. (Oye, borra mis respuestas si desentonan, no es mi intención enredar)

      • Andayá qué van a enredar. Si incluso te devuelven la fe en el pensamiento humano después de tanto post de insustancialidad manifiesta…

  10. Ser una niña a la que le gustaba el futbol debia ser bastante raro no?a mi me pasaba lo contrario,era un niño y no me gustaba el futbol…y mira que me insistian…”tu eres del madrid o del barca???”…..de ninguno leñe!que no me gusta el futbol!!!

  11. Primatia2ª

    Pues a mi me sigue gustando el futbol, las motos, no digamos la F1, el balonmano y el voleibol, pero claro soy (como no podia ser de otra manera que para eso lo mamé de pequeña) del mismísimo mejorequipodelmundo, laúnicahija del 2º mejorequipodelmundo ¿? y el consorte del que ahora subo ahora bajo. Sigo escuchando el larguero, aunque el Josera no sea plato de mi gusto, pero ahí estamos y por lo menos el consorte y yo tenemos algo distraído que hacer (o ver) los domingos. Aquí laúnicahija no entra porque salió hace tiempo para lavar su ropa en su lavadora. Un besote

  12. hello! My name is Sofia! And i’m from Sweden. I have a question, where did you by the fotball shoes?? Please answer me!! bye bye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s