Lamadre y Lapropiedad privada


Sopeso seriamente comprarme un traje de Batman prieto, prieto, y tirarme a la calle capa al viento para protestar por esta clamorosa expropiación de bienes a la que me veo sometida en los últimos años. Ahora que vuelve a estar tan de moda ese icono de los 80 que repartía puñetazos en escorzo y tepegoleches por doquier, reivindico mi parcela de protesta como madre por lo que considero un atentado contra mi derecho constitucional a la propiedad privada.

Y es que yo ya no tengo nada mío, señores. Nada. De nada.

Cada una de Lasniñas comenzó su andadura en este mundo adueñándose de mi útero cual okupa en busca de reducto propio. Sibilinamente fueron creciendo y desplazándome a su antojo los órganos vitales hasta hacer de mi panza su casa, o más bien su solución habitacional, que la piel es lo que tiene, tope, y como todo ser finito no da para hacer chaletes. Excepto en los Barbapapás, pero no es el caso.

Nada más nacer, me plantaron sin contemplaciones su bandera y logo propios entre ambos hemisferios cerebrales, como quien marca un territorio recién conquistado. Se adueñaron de mi mente, de mi pecho y de mis horas de sueño, que aún a día de hoy utilizan, amplían y recortan como si fueran las suyas propias. Desde la más absoluta clandestinidad estos dos micos han ganado para sí todas y cada una de la cosas que hasta ayer me pertenecían: mi coche, donde antes se podía fumar y cantar a voz en grito canciones llenas de tacos en las que no había ratitas, burritos ni perritos; mi cama, donde antes dormíamos dos y ahora descansa más gente que en una peli de Lucía Lapiedra (oye, hay que ver que apellido tan BdM tiene esta chica); mi cuarto de baño, mi bolsa de las pinturas, mis pinzas para los rulos, mi brújula biomagnética, mi espada láser …

Pero si han hecho suyas hasta mis ilusiones… (Opino que si se lee con cierto tonito drama y se rasga uno la camisa, quedará más pinturera la aseveración)… que ayer sin ir más lejos, al ir a recoger a Lamayor del colegio, pasé por un local comercial todo vendado, con un cartel en la puerta que decía “Próxima apertura: FRUTERÍA” y di un tremendo respingo como consecuencia de mi alegría y felicidad. ¡Una frutería! Si me dijeras que es un pub irlandés donde dan cerveza gratis y los partidos en abierto todavía, pero ¿una frutería? Pues allí estaba tan divina yo, imaginándome corriendo a cámara lenta con vestido blanco, los rizos al viento y una cestita en la mano, yendo todas las tardes a por fruta fresca para hacer la macedonia. Amosque.

Lasinrazón ha llegado a tal extremo que ya ni siquiera mi pollo es mío. Daban las dos en el reloj cuando sacaba yo del frigorífico una suculenta pepitoria, experimental pero la mar de digna, y al ir a depositarla con mimo supino sobre el plato, vi aparecer como de la nada las dos manitas de Lapequeña que prestas lo desmenuzaron todo con la mismitica destreza de una experta sexadora de aves de corral. Y entiéndame, aunque mis tripas lancen crujidos sonoros y patéticos lamentos, ella me mira con esos ojitos divinos, me pone morritos, me dice tres gugús y termino dándole todas las mollas tiernas mientras yo quedo pensativa y triste, lamiendo las tabas en mitad de mi soledad y mi hambruna.

Pudiera parecer que más que una expropiación se trate de una cesión voluntaria de enseres y pensamientos; pudiera, pudiera, no les digo yo que no. Pudiera ser que yo, en total connivencia conmigo misma y con el inmenso amor que les profeso, me dedique a regalar a diestro y siniestro prebendas y privilegios a mis criaturas sin importarme un pijo anteponer su bienestar al mío. Cierto es, no puedo negarlo. Pero déjenme penar y padecer un rato con ustedes, anden, porque en el fondo, y aquí viene otro claro ejemplo de la bipolaridad materna, a veces siento que he cedido ya tanto espacio que a poco que me mueva me verteré por alguno de los lados.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Familia, Humor, Mujer, Ser madre

15 Respuestas a “Lamadre y Lapropiedad privada

  1. Lo único que nos queda para nosotras solitas y es nuestro para siempre aunque queramos compartirlo es el sentimiento de culpabilidad lacerante cuando tras mucho ir y venir mental decidimos aprovecharnos de algo en exclusiva: ese rato que te tomas para tus cosas/mirar el techo, ese último trozo de tarta que te comes a escondidas o esos zapatos que te compras cuando ya tienes veinte pares… ay que pavas…

  2. Manuel Verdura

    Es lo que tiene ser madre, querida!
    Y lo malo, o lo bueno, es que es para toda la vida.

  3. Pingback: Tweets that mention Lamadre y Lapropiedad privada | Blog de Madre -- Topsy.com

  4. La madre, como la mujer necesita más allá de actos simbólicos, acción que provoque reacción. En ellas esta el futuro http://goo.gl/1ZMOk

  5. María

    Aunque te leo, nunca he comentado…falta de tiempo. No lo hice cuando el manifiesto libertario, y eso que me identifiqué taaaaanto…pero esta vez era preciso comentar porque con 4 hijos, uno de ellos adolescente, mío, mío que digamos mío ya no tengo nada. Me quitan el iphone para ver el twenti ( es que mamá es preciso, solo será un momento) o para ver los dibujos de clan la más pequeña; me quitan el portatil SIEMPRE; la de 12 ya me quita hasta los pijamas porque son “muy chulos”; y mi tiempo saben de sobra que en realidad es suyo…Lo que no entiendo es como veo un bebé y tengo tentaciones del 5º ; )

    • Ha sido leer quinto, dar un respingo y subirme a la lámpara. El solo hecho de que te lo plantees me hace pensar que eres una madre gloriosa…o eso o estás loca como una cabra :) bienvenidos tus comentarios siempre que quieras…!

      • Belén

        Que no, que no está loca. Yo tengo tres, Eva, me siento requeteidentificadita con todo lo que publicas. Ya no puedo tener más pero aún así cada vez que veo un bebé se me cae la baba y tengo las santas narices de organizarme cumples de mareas de niñas (10)de 3 años en casa yo solica y aún así me parece que son pocas… ¡ay señor! Creo que cuando te conviertes en Madre un chip salta, se funde o muta y fíjate… tu blog es un claro reflejo de la realidad de LaMadre. Besos.

      • Gracias, Belén! Fijaté que me acabas de decir que tengo fundido un chip… y me ha gustao…seré…
        Encantada de tenerte por aqui!

  6. Ay…….. cómo te entiendo!!!!! Se las quiere a rabiar, cualquier memez te hace volverte lela, se las disfruta como una loca… y otras tantas veces las matarías y matarías también por un ratito para ti sola para no tener que preocuparte nunca más y no vivir nunca más con el miedo de que estén solas porque te pase algo.

    Yo lo que llevo peor es el cambio hormonal que me ha supuesto el embarazo y la maternidad. A mí esto de sentirme Laura Ingalls frente a una frutería no me ha pasado pero lo de llorar por estupideces… ha sido tener a las niñas y me he vuelvo una lela integral. Con decirte que es ver el vídeo del Waka Waka, que como sabrás, es romántico a más no poder, y me empiezo a sorber el moco. Claro que era peor una chica que conocí en un foro a la que los Chiquiprecios del Plus le daban ternura. Amosque. Citándote ;)))))))))))))))

    • Yo eso del subibaja hormonal lo llevo de serie, que soy capaz de reir y llorar en la misma escena de una misma pelicula, así que el cambio que supuso el embarazo tampoco lo acusé demasiado. Me jodió más perder la cintura, la verdad …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s