Manifiesto libertario


…Quién lo iba a decir, Quevedo convertida en madre profesional – oí que decía ayer un amigo en una de esas comidas multitudinarias semejante a las paelladas de pueblo cuya grasa sólo sale a golpe y chorro de fairyultra.  Dos postres, copa y puro después, no fui capaz de discernir si debía agradecerle el comentario con unas palmitas o levantarme y estamparle el suflé en la calva, para despiporrarme a renglón seguido viendo los churretes resbalar mentón abajo.

Armada de valor y unos orujos intenté explicarle entonces el significado de las palabras excedencia, pausa, kitkat  o paréntesis laboral, pero desistí en cuanto vi cómo se hurgaba la nariz con el dedo y sonreía susurrando Milanabonita…Cuánto daño ha hecho el licor de dudosa procedencia a la juventud de este país, madremía.

¿Ser madre profesional será malo? – me dije entonces a mí misma con la mirada perdida en la lontananza. ¿Ser minera, trapecista, horticultora está bien, pero ser madre no? Nontiendo. Yo fui criada por una madre profesional y mirad cuán rebonita he salido, cierto es que tengo algunas carencias y desajustes pero dudo mucho que deban ser achacables a la profesión de mi madre más que a mi extraña forma de entender el mundo.

Abandonar una profesión que te hace llorar diariamente hasta llegar a anhelar la calidez y confort de los potros de tortura medievales, para ver crecer a Lasniñas y no perderte ni uno solo de sus mocos y sus gritos, no creo que sea para avergonzarse. Es para ingresar en un frenopático por acumulación de tensión emocional, cierto, pero ya hace mucho que comprendí que no se puede tener todo en esta vida.

Mientras, en lo que voy y vengo, me repatea sobremanera la zona lumbar aquellos comentarios de tonito porculero tendentes a juzgar todo lo que una hace con su vida y milagros, aunque el camino escogido haya sido ampliamente consensuado con la pareja, los hijos, el perro, la portera de la finca y el director de la sucursal.

Si te dejas los ovarios desperdigados por esas salas de reuniones de dios hasta altas horas de la noche y llegas a casa cuando ya no hay nadie a quien bañar, ni acostar, ni cantar, malo, porque demostrarás ser una malamadre sin corazón y tus hijos se criarán salvajes y asilvestrados sin nadie que les quiera, ni perrito que les ladre.

Si por el contrario decides parar tu carrera durante un tiempo para poder recogerles del colegio cada día y llevarles al pediatra si procede, sin que tus compañeros de despacho te lancen miradas asesinas o RRHH ponga precio a tu cabeza, peor, porque entonces serás una malamujer sin vergüenza ninguna que pisotea y se mofa de la memoria de cuantas luchadoras la precedieron y ganaron derechos para su uso y disfrute.

Te queda la opción intermedia de decidir pública y voluntariamente bajar el ritmo laboral desde la misma silla de tu despacho, reducir jornada o salir a tu hora y negarte a llevar trabajo a casa. Si es así, felicidades, pasarás entonces a formar parte de ese afortunado grupo de licenciadas trilingües con dos masters que mejor pegan los sellos.

Sea cual sea la opción elegida, tranquila, siempre tendrás a tu espalda alguien dispuesto a juzgar sin descanso y a talarte con su afilada lengua el árbol sobre el que, pajita a pajita, construyes diariamente tu nido dúplex con plaza de garaje. Ya sabemos que de envidiosos, criticones y seleccionadores de futbol en potencia tenemos el país lleno. Hasta que se cansen y encuentren nuevas ventanas que apedrear, yo tiro recto y a lo mío, que como dijo mi sabio padre en cierta ocasión a un desconocido algo faltoso que se carcajeó de su camisa de palmeras: Si ésta no te gusta, amigomío, en el armario tengo alguna más que también hace reír a los gilipollas.

Anuncios

48 comentarios

Archivado bajo Familia, Humor, Mujer, Ser madre

48 Respuestas a “Manifiesto libertario

  1. Con mi pareja siempre hablamos de que nuestra futura situación familiar perfecta sería: Él amo de casa, yo trabajando en mi estudio (ganando bastante como pa que de pa tó) y los niños felices con su mamáestresadadelavida trabajando fuera y con papáblandito en la casa, yo que quieres que te diga, en mi caso es la mejor opción.
    Y ahora imagínate los comentarios que se oirían en la calle, de mi familia.
    ¡Y ahora imaginame a mi, entrándome todo por un oído y saliendome por el otro! jajajajaja
    Si hay algo que tengo bueno (y malo, que ahora con los años también estoy intentando mediarlo, que hay que convivir), es que a mi lo que digan de mi y de mi vida siempre me ha importado un huevo (con perdón), que para estas cosas biene muy bien, porque ya me dirás a mi que tiene que opinar nadie de la elección que hace cada uno con sus cosas. Lo mejor es lo que uno elige. SIEMPRE. y los demás a callar.

  2. Amén hermana… esto es una lucha, porque decidas lo que decidas siempre habrá quien piense que
    A)estás estafando a tu empresa con un horario parcial que te impide dedicarte al 100% a tu curro cuando la realidad es que trabajas lo mismo en menos horas, con menos sueldo y menos respeto y consideración por parte de la mayoría.
    B)estás sacrificando tu vida personal y a tus hijos y eres un ser despreciable por querer realizarte como profesional.
    C) estás sacrificando tu vida profesional y tu estabilidad emocional y eres un ser despreciable por querer que tus niños no hablen tagalo antes que castellano o que el día de la madre le dediquen su poema a “la chica” en vez de a ti.
    Emmm, está la cosa chunga, así que, que les den y a disfrutar. :)

    • Por eso cada vez que oigo el chiste ese de la conciliación laboral me dan ganas de quemarme a lo bonzo. Concilia? Quien concilia? Trento? Es problema de la empresa? Es problema de lanvidia nacional? No sé, pero espero que haya una esperanza para las de ventipocos que se están atiborrando a masters. Alguien les debería decir que en cuantico dilaten se volverán papel mojado.

  3. Antonio

    Tres hurras por tu señor padre

  4. meri

    A las de ventipocos que hemos hecho grandes carreras nos toca aguantar “amenazas” desde el inicio de la vida laboral. Mi comida del lunes estuvo aderezada con el comentario de una compañera, delante del jefe y del resto de compañeros hombres: “El día que vengas con un bombo te convertirás en un cero a la izquierda, olvídate de que te manden a un proyecto normal”. Silencio en la sala….Muy bien señores, veremos quien trabaja cuando vivamos en un país de viejos porque claro, si una mujer decide tener un hijo es que ha sido un capricho para tocar los mismos a sus compañeros…

    • A ver, por no descorazonar, conozco mujeres, pocas, que han sabido jugar bien sus cartas, saben renunciar a cosas sin que ello suponga un trauma y si no llegan un día a acostar Alniño no se aprietan el cilicio y se torturan durante horas. También hay empresas que admiten cada día más la jornada partida oficina/teletrabajo que me parece el ideón del siglo. Pero la cosa avanza a gatas. Y nosotras veníamos preparadas para otra cosa. Será cuestión de esperar.

  5. Ana

    Soy yo, soy yo!! la licenciada trilingües con dos masters que mejor pega los sellos, del mundo mundial!!!

    Es cierto, que estoy cambiando de trabajo en un intento de utilizar el cerebro en algo más que recordar “qué debe llevar-qué niño-en la mochila hoy”. Pero admito que ha sido muy difícil y que llevo años siendo la auxiliar administrativo con mejor curriculum de la empresa.

  6. Mola! Auxilias a la gente en el curro y auxilias a tu gente en casa. Eres Lomás!!!!!!!

  7. Vito

    Como siempre un placer leerte. Las reflexiones de una madre ‘profesional’ como tu ayudan mucho a una novata como yo, que en esto de la maternidad si que esta verde, verde… Gracias!

  8. Yolanda

    Yo creo que ninguna de las decisiones es fácil y que cada una hace lo que mejor cree para sus hijos, ella y su familia… Pero aún así, aunque hallamos meditado y estemos convencida de nuestra decisión, nunca estaremos libres de que de vez en cuando aparezca nuestro sentimiento de culpa (por suerte, a veces, porque eso hace cuestionarnos las cosas… cuando otros sólo ven lo superficial)… Imagino que los habrá, pero ¿cuántos padres-hombres han pensado en una reducción de jornada?

  9. Yo soy super fan de las mamás y los papás que cuidan a sus nenes como tu!! Y opinar, opina todo el mundo…eso no lo puedes evitar. Pero bravo por tí, y por tu padre. Qué grande! me ha recordaddo a una frase que me decía a mi el mío de pequeña: Hija, si alguien se ríe de la ropa que llevas tienes que contestar: “tranqui…que no te la voy a dejar, eh?”

  10. Anonimo

    Todo pasa y todo queda,
    pero lo nuestro es passsssar.

    Así es como yo lo visualizo. Futuro. El bar. Unas gotas del solysombra manchan la mesa, tras el puñetazo encabronao’ de Elcalvo. Hayquejoderse. Pues no se le ocurre a mi hija/hijo decir que va a coger una excedencia para ocuparse Demi(s)nieto(s)? [Versión #2: los dos padres a jornada reducida con el beneplácito del estado del bienestar]. Sus compañeros de mus le miran descorazonados. Hayquejoderse. Toda la vida sin hacer nada mas que currar como un burro para ahora ver mermada su jornada laboral de Elabuelo a apenas el 50% (a dividir con Losotrosabuelos). Hayquejoderse.

    (Bendito Darwin!)

    • Cierto, cierto…la vida cambia ques’ una barbaridad… y sólo puedes arrepentirte de lo que no has hecho. Ayjesusito cuánta filosofía a la hora de comer y qué gustico da tratar de arreglar el mundo…

  11. maria

    Lo único malo de ser madre profesional es que una no ve el momento de dejarlo (diez años tardé en retomar la medicina) y hay días en los que tengo tentaciones de tener el cuarto hijo para poder coger el caminito a casa y esta vez sin sentirme culpable. Por cierto, en casa tengo ya uno adolescente y no tiene ninguna tara por haber contado en le cole cuando era pequeño que su madre era solo madre y no trabajaba.
    Genial el blog.

  12. Brutal blog de madre!!!!!!!

  13. Susana

    “¿y qué tal trabaja Susana?” “tiene jornada reducida” “ah vale”…tantos años de estudio y esfuerzo para que toda tu experiencia, dedicación, conocimientos y savoir faire se reduzcan a tres palabras…claro que la que sale todos los dias a las 3 de la tarde de la oficina con una sonrisa en la boca soy yo!!!

    • jajajaja y seguro que aunque lleves años saliendo a las 3, a las 3.30h siempre se presenta alguien en tu despacho preguntando por ti y cuando tu entorno le informa, exclama ¿Qué sale a las 3? … ¿Y qué demonios hará con toda la tarde libre?…pensará el buen señor mientras desanda el camino pasillo abajo. Estoy segura de que piensan que nos vamos de compras o al bingo.

  14. Paola

    Buenísimo! Y a mucha honra, hombre!

  15. ivan

    tu orgullosa y con la cabeza bien alta. Son menos los hombresacamocos que piensa asi, lo que pasa es que se les oye mas que a los demas…. y como dice el refran a todo cerdo le llega su san martin, asi que yo como tu progenitor seguire con mi camisa de palmeras, haciendo odios sordos a ineptos y gilipollas…
    Porelapoyoalasmujeresconhijostrabajadoras.com ¡¡¡¡
    (eso si, no queire decir que yo quiera tener hijos ni nada parecido que conste en acta…)

  16. :D Me ha encantado tu blog :D de hecho te he enlazado en el mío.
    La verdad es que cuesta mucho decidir qué se hace con la vida de una como para que venga el típico gilipollas (que nunca es ni 1 ni 2) y te vaya a tocar los ovarios… Porque como bien dices, decidas lo que decidas, siempre habrá alguien que lo vea mal…
    En esto de ser madre, al final lo mejor suele ser pasar de todo… ver, oír y callar… y seguir a tu bola ;)
    Un saludo!
    *A*

  17. JCB

    Va a ser que de casta le viene a la galga…

  18. Valeria

    En mi horario de cena en mi trabajo (9 horas, en Argentina la opción “horario reducido” no existe) me “escapo” a casa para tragar mi cena en 2′ y ver un ratito a mis hijos de 1 y 3 años y medio… con la chiquita ya dormida y el taxista tocándome el timbre para volver al trabajo, el más grande me acaba de decir: “Al final es mejor Elisa (la chica que lo cuida) que papá y mamá porque no se tiene que ir al baño, ni al dentista, ni a trabajar….” El corazón se me parte, quiero dejar todo YA y estar en casa con mis cachorros… pero ¿cómo hacemos? ¿Quién paga la obra social de los 4? ¿Podemos vivir con un solo sueldo? ¿Cómo será pedirle dinero a mi marido para comprar hasta una plancha de stickers de Mickey Mouse? ¿Cómo hago para reinsertarme dentro de 5 años (cuando la chiquita entre a la primaria y esté gran parte del día en el colegio), a los 45 años?(sí, tengo 40 y a mucha honra). ¡Ojalá tuviera tu valor! Un beso desde Buenos Aires y muchas gracias por compartir tu vida y mostrar que se puede ser mujer, inteligente y amar desesperadamente a sus hijos!

    • Al contrario…creo que tú eres bastante más valiente. Yo soporté que se me partiera el corazón cada mañana sólo unos meses. Hasta que un día no pude más, era eso o mi salud mental :)
      Gracias a ti por seguir el blog desde allende los mares, aunque por lo que cuentas y sientes casi parece que vivas en la puerta de al lado.
      Un placer conocerte!

      • Valeria

        Eva!!!! De golpe, recordé tu blog, tu “manifiesto libertario” y el momento justo en el que lo leí de casualidad: cuando más angustia tenía por haber vuelto a trabajar y dejar durante horas a mis dos niños pequeños… y me dije: pero nunca le conté que hice números, lo hablé con mi marido, me decidí y dejé de trabajar! De eso hace ya dos meses, y aunque tenga que medir mis gastos y algunos días los pequeños me enloquezcan, ni por un microsegundo lamenté mi decisión. Quería compartir mi alegría y AGRADECERTE, porque a veces uno necesita un clic para cambiar de vida, y creo que tu post realmente me ayudó a ver que se podía seguir otro camino! Un beso muy grande, Valeria

      • Me alegro de que estés feliz, Valeria! Con ese post quería decir que cualquier opción de vida es válida, cualquier opción que te permita acostarte y levantarte, convencida de que es eso lo que quieres.
        Me alegro infinito por ti.
        Un beso!

  19. Yo he decidido el teletrabajo con todo lo bueno y lo malo que conlleva. Bajó mi suelto, bajó mi perfil pero: sigo activa, sigo en nómina y sigo en contacto con el mundo laboral. Y lo mejor: los 4 somos mucho más felices y estamos menos cansados. Y además, hago defensa personal y tengo un blog para contar lo que no puedo a los compañeros de trabajo en el pasillo o durante la hora de comer.

  20. Judith

    No podía estar más de acuerdo. Yo soy profesora de secundaria y, aunque actualmente es una profesión de lo más denostada, porque parece ser que somos unos vagos que no trabajamos nada, estoy super contenta porque llego a casa a mediodía y puedo estar con mis mocosetes de 3 y un añitos toda la tarde, jugar con ellos, leerles cuentos, reirme (y a veces tirarme de los pelos, que todo hay que decirlo) y todas esas cosas que otras mamás y papás, con todo el dolor de su corazón, no pueden hacer. Así que cuando alguien critica a los de mi ramo, me enciendo, pero luego me acuerdo de mis tardes y pienso: ¡que le den! la envidia es mu mala. Ánimo a tod@s l@s papás y mamás trabajadores, sea cual sea su horario.
    Y como siempre, geniales tus historias.

    • Jajaja a pesar de la semana blanca, tenemos mucho que agradeceros. Lidiar con veinte miniseres a diario debe ser para enloquecer!!!

      • Judith

        Ay! ojalá fueran sólo veinte!! en la clase que menos tengo son 26 y la que más 32, imagínate sales de una clase y te metes en otra, y así sucesivamente; y luego llegas a tu casa donde tienes a dos miniyos que te gritan, te lloran y hasta te vomitan encima (como me pasó ayer), pero son tan preciooooosoooos!!! Besitos a todos.

  21. Manoli

    100% apoyo a tu inteligenye decision. 10 años he estado de madre profesional dejando aparcada mi carrera de quimica, subiendo a mis hijos. A las criticas: tanta carrera para… Mi respuesta: se supone que una carrera universitaria me da una formacion para saber escoger en cada momento de la vida la opcion mas inteligente, no para romperme en trozos, destrozar mi vida personal y la de mi familia, eso es de tontos, y yo no me considero asi. El resultado actual, tres hijos adolescentes y dos de primaria, buenos hijos, buenos nietos, buenos estudiantes, deportistas, activos, seguros de si mismos… Seguimos trabajando dia y noche estando con ellos lo maximo posible. Y yo con la conciencia bien tranquila de que por mi parte me entrego plenamente a ellos. Soy una madre de familia orgullosa y feliz, ellos me dan cada dia mucho mas de lo que yo nunca pensaba. Mucho animo, el camino del exito esta asegurado. Enhorabuena por tu blog

    • Gracias por tus palabras, Manoli! Sinceramente creo que cada cosa tiene su momento en la vida y que éste es “su momento”, el de Lasniñas. Yo ya me reengancharé como pueda, encantada por todos los micromomentos que estoy viviendo y que de otra forma no podría disfrutar…

  22. Manoli

    Ah, se me olvidaba, hay tiempo para volver al trabajo, incluso ves con mas claridad el tipo de trabajo que quieres. En este momento ejerzo de profesora de secundaria. No estoy nada arrepentida de haber parado unos años, vuelves fresca y con mas ganas… Ves claramente que no has perdido nada

  23. lahermanadelmedio

    Querida hermana
    Es la leche!!!!!!!!!!!!!!!!!!! …. Este es el pensamiento de toda mujer que ha tenido la gran suerte de ser madre y la gran desgracia de tener que justificar cada instante de su vida a los demás ……….

  24. Pingback: El loulou entrevista a: Blog de Madre « Loulou y Cía

  25. Paz

    Feliz de ver que no soy la única que se vuelve loca con esta cuestión. A principios de verano, después de mucho tiempo laméntandome por las esquina y clamando por un trabajo u ocupación fuera de casa que me permitiera ser persona de nuevo, no sólo madre, me surge una oportunidad de hoy para mañana. El sueldo era bajo, pero yo me soñaba feliz, ocupada en cosas distintas, dando rienda suelta a mi talento. Un desastre: colocar al niño en pleno verano es tarea cuasi-imposible, me costó un triunfo y era una solución temporal, el peque llorando porque su mamá se iba a trabajar y su papá pasaba la semana fuera por trabajo (¡feliz coincidencia!). Yo corriendo como una loca y haciendo encaje de bolillos para cumplir con los horarios acordados con empleador y cuidadores, debiendo favores en el Cielo y en el Infierno. Comía mal, sufría insomnio y era tan, pero tan desgraciada que opté por dejar el trabajo, con muchos remordimientos y una tremenda culpabilidad. Me duró media hora, lo que tardé en decidirme y hablar con mi jefe, comprensivo padre que lo entendió perfectamente. Vuelvo a mi infelicidad habitual, que mira tú por dónde, no era tanta. Y sí, la gente te mira con pena cuando dices que eres licenciada y ejerces de madre a jornada completa, 24 h. y sin vacaciones, no me extraña que te compadezcan :).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s